SINOPSIS


El color que no existía es la historia de la fuerza de la constancia, de cómo luchar por los sueños de cada uno y mantener una fe tan poderosa e intensa que nos situará al borde de la locura al contemplar lo que la ciencia y la razón tratan de imposible.

Chiara, una joven italiana que vive en París, nació con un don especial: desde niña, sus ojos pueden ver objetos desde una distancia muy lejana, y es por ello que ahora, convertida en una preciosa veinteañera, siente que a su percepción visual le falta una tonalidad y no parará hasta encontrarla. Para ello, iniciará una secreta y emocionante búsqueda alrededor de remotos rincones del planeta en la que, durante el camino, hallará mucho más de lo que ella esperaba.

Lorian es un brillante matemático que imparte clases en la Universidad Diderot y que ha conseguido crear a través de complejas ecuaciones una enigmática caja de cristal. Esta posee en su interior una inteligencia artificial (IA) de última generación tan vanguardista y potente que quizá el ser humano aún no esté preparado para descubrir los efectos que semejante dispositivo produciría en sus vidas.

Chiara (con su extraordinario don) y Lorian (con su mente privilegiada) viven en París sin saber cada uno de ellos de la existencia del otro, pero unirán sus trayectorias para involucrarse en la búsqueda de una respuesta a sus inquietudes vitales. Cada uno mantendrá una posición como si fueran fichas de un magistral juego de ajedrez, y comenzarán la partida en la que se pondrán en juego muchos sentimientos. Como en todos los juegos, siempre existe la posibilidad de ganar, pero también hay bastante que perder. La cordura puede dar paso a la locura e, incluso, a la muerte. ¿Te arriesgas a jugar esta única partida?